.The_True_Tittle.

¿Os gusta la nueva portada?

~*Rose´s iPod*~

16 de enero de 2010

Capítulo 3.

Ruido. Mucho ruido. Todo estaba negro, no veía nada. Aunque por otra parte, ni siquiera estaba segura de si tenía los ojos abiertos. Mi cuerpo no reaccionaba por lo que no me molesté en intentarlo. Más ruido. Luego, el claxon de un...¿Coche? Tal vez una furgoneta. Y más tarde, murmullos. Murmullos que iban aumentando de volumen hasta acabar convirtiéndose en gritos. Joder, ¿no se íban a callar? Intenté decirles que se callaran, que me rabiaba la cabeza de dolor, pero ningún sonido salió de mi boca. !Qué frustración! No podía moverme, ni hablar y tampoco sentía nada. Pero sí podía oír. Y muy bien, diría yo. Espera. Entonces...¿Por qué tan sólo sentía este horribles dolor de cabeza? Por favor, que alguien me la cortase o no aguantaría más.

- ¿Qué ocurre?- Preguntó alguien. Su voz era grave y tendría que ser un hombre. No sabía a quien le hablaba pero lo hacía con urgencia.

- Me he chocado con ella.- Esta voz era distinta. Más joven.

- Te tendré que confiscar el patín.- Comentó la voz grave.- Señorito, imaginese que en vez de ser esta chica, hubiese sido una persona anciana. La hubiese matado.

- ¿Que?- Renegó la otra voz.

- Esto es un atropello.- No puedo estar más de acuerdo, pensé con ironía.

- ¿Qué atropello? No había nadie en la calle. ¿Yo que sabía que una tía iba a ir por mitad de la carretera en medio de una nevada?- Ahora me enfadé. Yo no era ninguna ''tía''.

Comencé a experimentar el frío del suelo en mi espalda mojada. Bueno, eso era buena señal. Instantes despues sentí un horrible pinchazo en la cabeza y grité. Esta vez de verdad.

-¿!Qué le pasa!?- Dijo la voz grave alarmada.

- ¿Y yo que coño sé?- Respondió malhumorado el joven.- ¿Cree que soy médico?

- Heath, apártate de ahí.- Todo se calmó. Esta voz no era ninguna de las anteriores. La hubiese reconocido. Era un sonido gutural, pero a la vez joven, maduro y firme. De los que no se andan con rodeos. Estaba claro que era un chico.

Y entonces, abrí los ojos. Despacio, mis ojos se acostumbraron a la poca luz que había en aquel sitio. Me habían movido, pues segundos antes estaba en el frío y húmedo suelo de la acera de esa avenida. Lo primero que vi fueron dos cabezas. Uno era un chico de mi edad, con el cabello largo y despeinado. Seguramente de color castaño claro, pero estaba mojado, por lo que parecía más oscuro. La segunda cabeza era mayor. Quizás cuarenta años. No tardé en ver el traje con vendas reflectantes y la placa. Un policía. Y otro pinchazo. Volví a gritar.

- Hay que llevarla al hospital.- Dijo el policía. Parecía preocupado.

- ¿En monopatín?- Dijo el otro chico irónicamente.

Una y dos cabezas. No podía ser, me faltaba una más. Busqué con la mirada pero entonces, una mano se posó en mi frente. Estaba helada y mi cabeza agradeció ese contacto. Respiré profundamente y cerré los ojos para abrirlos un segundo después. Me sentía mejor. Localicé al propietario de esa mano detrás de mí, desde arriba, con los ojos cerrados. Tenía el pelo sobre los ojos, también mojado pero se notaba que era muy oscuro. Parecía concentrado en algo. Y abrió los ojos. Me mareé al impactar mi mirada con la suya, de un gris ceniza. Me mantuvo la mirada unos instantes de silencio, en los que pareció pararse el mundo. Alguien carraspeó y parpadeé. Su mano se separó de mi frente, llevándose con ella la sensación de frescor. Me dió un escalofrío e incorporándome, suspiré. Me apoyé en las dos manos y me levanté. Tres pares de ojos me observaban, y unos de ellos, grises como las nubes, me inquietaban hasta tal punto que tuve que apartar la vista.

- ¿Qué?- Pregunté desorientada. El chico castaño comenzó a reír, al igual que el policía. El otro se limitó a observarme y esbozar  un leve sonrisa.

- ¿Estás bien?- Dijo el policía. Se notaba que ya estaba más relajado.

- Supongo que sí. - Me encongí de hombros. Y me acordé.- Será mejor que me vaya a mi casa. Me duele bastante la cabeza. Y mi tío tiene que estar que trina...- Comencé a andar hacia la puerta de salida., pero una mano me detuvo cogiéndome del hombro. Me giré para ver al policía sacando  una pequeña cartera con una placa que ponía:

- Director Jefe, Domingo Osment.- Le miré raro y sonrió a malas penas, levantando su pequeño bigote hacia arriba.- Señorita, aunque se encuentre bien, es mi obligación acompañarla a su casa. Son normas.

-¿Qué? Ni de coña.- Respondí malhumorada. Había visto una película en la que un policía raptaba a una chica cuando se ofrecía a llevarla a su casa, pues era de noche. Miré hacia la ventana del establecimiento. Efectivamente, ya era tarde y solía anochecer antes. Por lo del horario de invierno. Tan sólo se veían los copos caer. Domingo estaba esperando.- Gracias Sr. Osment, pero mejor llamo a mi tío y viene a recogerme, ¿si?

- Lo que usted diga.- Y se cruzó de brazos a esperar a que lo llamara. Palpé mis bolsillos en busca del móvil. Lo saqué y casi me muero. Del golpe y la caída, la pantalla estaba resquebrajada y no se encendía, pues se había mojado. Menuda faena. Domingo se percató de mi cara y sonrió.- Veo que no va a tener más remedio que dejar que la lleve, Señorita...

- Rox... Rose Darling.- Dije. Y al instante me arrepentí. ¿Por qué le había dado mi nombre a un desconocido? Ahora que me paraba a pensarlo, nunca había oído hablar que el Director Jefe de Policía se llamase Domingo Osment. Mi cara debió de ser un poema, pues El chico castaño sonrió y se puso entre el Sr. Osment y yo. Me cogió del brazo y dijo:

- Rose, yo soy Heath. Y el es mi hermano Lukas.- El aludido levantó un poco la cabeza en señal de saludo.- Entendemos, Sr. Osment, que Rose está un poco asustada. Si quiere la acompañaremos nosotros. No tenemos prisa.

- Pues sí que parecían tenerla cuando la ha atropellado con el monopatín.- dijo el Policía irónicamente. No se iba a dar por vencido.

- Ah, eso.- Me miró de nuevo y me dijo en voz suave.- Lo siento. De verdad que no te he visto.- Volvió a centrar su atención en el hombre y continuó argumentando.- No era prisa. Simplemente... Simplemente Adrenalina.

- Adrenalina...- Dijo Domingo no muy convencido. Me señaló con un dedo.- ¿Estás de acuerdo?

- Eh...- Todos me miraban de nuevo. Eso era trabajar bajo presión.- Sí. Si quieren acompañarme, que lo hagan.

- En ese caso...- Guardó de nuevo la placa y se dió la vuelta.- Espero no volver a verla en esta situación Sta. Darling.

Acto seguido se dió la vuelta y se volvió a sentar en la barra del bar. Me giré a mirar a los dos chicos que supuestamente eran hermanos. Y es que cualquiera lo diría, porque no se parecían en nada. Los ojos de Heath eran de un color miel, tan claro que al reflejo de la luz parecían amarillos. Y los de Lukas... Eran...La palabra sería, hipnotizante, devastadora... Bah, no habría palabra. Heath tiró de mí fuera del bar y me solté.

- ¿Qué haces?- Le dije. Me miró extrañado.

- Acompañarte a tu casa. ¿Tienes amnesia?- Me soltó. Le miré mal. En ese momento salió Lukas del establecimiento, con un vaso en la mano.

- No necesito que nadie me acompañe a mi casa.- Le contesté. Lukas se acercó a mí y me tendió el vaso. Le miré extrañada.

- Ten.- Cogí el vaso. Lukas era un poco más alto que yo. Quizás un metro setente y siete o así, del metro setenta mío.- Es para el dolor de cabeza.- Bebí de un trago y al instante me arrepentí. Estaba amargo y asqueroso. No lo escupí por respeto y por que supuse que sería bueno para mi cabeza.

- Gracias.- Le devolví el vaso. Lo llevó de nuevo al interior del bar para luego volver.

- ¿Vamos o qué?- Me instó. Esta vez no reproché. Lukas imponía respeto. Y mucho.
Comenzamos a andar en dirección a mi casa cuando les dije por donde era. Lukas se adelantó y yo me tuve que resignar a mantener una ''fluida'' conversación con Heath.

- Con que Rose, ¿eh?- Dijo. Se metió las manos en los bolsillos.

- Pues sí.- Suspiré y añadí.- Con que Heath, ¿Eh?- Me miró y los dos reímos.
Miré hacia Lukas. Caminaba solo por la calle y se había cubrido la cabeza con el gorro de la sudadera. Andaba cabizbajo y no lo había visto echar una mirada en nuestra dirección en ningún momento. Tenía el presentimiento de que no le caía bien.

- ¿Le pasa algo a tu hermano?- Pregunté lo suficientemente bajo como para que no me oyera.

- Que vá.- Me contestó.- Siempre es así. Está en su mundo.

- Ah.- Me limité a decir.

Llegamos hasta el portón del edificio Callenghan. Lukas se había detenido hacía rato y me sorprendió que se acordara del nombre de la casa. Pasé entre ellos. Y llamé al timbre. Me sentía incómoda teniendo detras a dos chicos más raros que un bocadillo de pipas. Y me incomodaba más uno que otro, no hace falta decir cual.
- ¿Sí?- Dijo la voz de Suzanne.

- Suzanne, soy Rose. Abre la puerta, por favor.

- Prepárate para una buena...- Me susurró mientras que se abría la puerta. Colgó el pinganillo.

Me giré hacia Lukas y Heath, que me miraban esperando. Titubeé y al final escogí las palabras.

- Gracias por acompañarme.- Dije.- Los dos.

- No hay de qué, Rose.- Dijo Heath. Se adelantó y me dió dos besos en las mejillas.- Espero que volvamos a vernos por ahí. Y también que no sea de la misma manera de hoy.- Se sonrojó.- Siento lo del atropello.- Le sonreí. Lukas se adelantó y me dió una tarjeta.

- Si te duele la cabeza, llama aquí. ¿Vale?- Le miré extrañada. Definitivamente, no se parecían en nada.- Prométeme que llamarás.

- Está bien.- Dije tras pensarlo un rato. Me miró con aquellos ojos que quitaban el aliento y sin saber por qué, le abracé a él también.- Gracias por lo del bar. Realmente sentía que me iba a explotar la cabeza.- Noté como reía. Y me dí cuenta de que seguía estando helado.

Me despedí de ellos y entré en el portón. Miré el movil roto y me reí. Y me acordé del iPod. Recé por que no le hubiese pasado nada mientras rebuscaba en los bolsillos de mi pantalón. Ahí estaba, sano y salvo. Respiré aliviada. Todo había quedado en un susto. Y se me calló el papel al suelo. Lo recogí y leí.
697231422
Tan sólo ponía un número de teléfono. Y no sabía por qué pero tenía la extraña sensación de que llamaría a ese número, algún día. Aunque estaba claro que no sería con mi móvil.

11 comentarios:

Taylor Brook dijo...

Ahí va O_____O
Sin saber porqué... me he enamorado de Heath xDDDD Jajaja si es que.... cualquier día te puede atropellar hasta un crío con un triciclo...
Mmmm Lukas está que rezuma misterio por sus poros :O

YA estoy deseando leer el cuarto capítulo...

Y.... ¡no he visto ninguna falta! Salvooooo... el "dió" que no lleva tilde xD

Me gustó mucho ;) y tiene el visto bueno

Consuelo Torres Duarte dijo...

esta muy bien....=)

DCFAN-4EVER dijo...

Ohh! estaa muyy bieen! waa q ganas d q salga el cuartooo! yo tambieen me e enamorado de heath xd
y Lukas es un vampiro o algo de eso? xd comoo esta tan frío nose jaja tendré q esperar a veer jaja

besos!

onlydesings dijo...

Holaa! me gusto mucho tu historiaa! estas en afiliadoos! pasate por mi blog y si necesitas hacer un pedido de lights texturas blends o lo q sea, hazmelo a mi besoos!

Rose Darling dijo...

Gracias x pasaros y comentar!!=)
DCFAN-4EVER:
Pues Heath tambien tiene varios admiradores....pero Lukas...no es un vampiro.xD
Lo siento pero estoy de vampiros hasta los *______*xDD
Pero sí os habeis dado cuenta de lo que stá frio y eso...=)Ya vereis.
ONLYDESIGNS;
Gracias x afiliarme. Y sí, si necesito algo no dudaré en hacertelo saber.=P

GRACIAS!^^

Consuelo Torres Duarte dijo...

asi que de vampiros asta los....¬¬
de acuerdo

Rose Darling dijo...

jajajaxD
no t cabrees Chely!
Me refería a cosas como Crepúsculo, Campire Diaries...
La tuya mola xqe es ORIGINAL
^^

Anónimo dijo...

Ohhhhh Lukas y Heath *-*
Y el móvil?? Es de Heath ..¿verdad? O de Lukas? Ainsss si llamo me atenderá alguno de los dos xD??
Me ha gustado Ricco..^^ xD

Me pasaré a leer más =)
Está genial^^
Un besito^^

*KLaU* dijo...

hahah me ha encantado, estoy deseando que subas ya el siguiente capítulo!!! Por cierto, si no te parece mal XD tienes una falta de ortografía, pusiste había cubrido y es cubierto. Pero nada más, supongo que se te pasó XD
Me encanta la historia de Rose, enserio XD siempre que subas algo me pasaré a leerlo.

Anónimo dijo...

me encantah!!!
por cierto la musica mola monton ñañaña ^^
te pongo el comentario komo anonimo xq elimine mi blog ii xa no tengo kuenta xP
sube pronto el cuatro porfaaa q esta genial!!
besos (L)
Sonia

Taila dijo...

Esto cada vez pinta mejor *_*
Eso de: llama aquí si te duele la cabeza... la verdad esque da bastante mal royo... xD
Y el párrafo del final...
No sé como lo haces pero cada capítulo engancha aún más que el anterior ^^

Los dos chicos son extraños sin duda alguna, tengo ganas de ver/leer como se desarrollaran los acontecimientos *_*